comiciosJóvenes serán factor decisivo en comicios de 2018, pero impera la desconfianza en políticos y limpieza electoral

Montserrat Antúnez Estrada

Cimacnoticias | Ciudad de México .- 11/08/2017

Las mujeres jóvenes, quienes representan “un factor decisivo” en los resultados de las elecciones de 2018, acudirán a las urnas sin la esperanza de “cambios verdaderos” que resuelvan sus principales preocupaciones como el acceso a un trabajo digno y la certeza de una vida libre de violencia.

A propósito del Día Internacional de la Juventud, que se conmemora este 12 de agosto por los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mujeres capitalinas, estudiantes y trabajadoras de 18 a 26 años consultadas por  Cimacnoticias, aseguraron

La participación política, económica y social de esta población es “de importancia crítica”, como lo calificó la ONU en su Programa de Acción Mundial para los Jóvenes, elaborado en 1995.

Tan sólo en México, de acuerdo al Instituto Nacional Electoral (INE), hay 25 millones 225 mil 443 personas de 18 a 29 años de edad que cuentan con credencial electoral vigente y podrán votar en 2018. Este número es equivalente a poco más del total de la población de Jalisco, Puebla, Morelos y la Ciudad de México, cuatro de las nueve entidades donde el próximo año se elegirá gobernador y Jefatura de Gobierno, en esta última.

El INE no proporciona información sobre cuántos de esos jóvenes son mujeres pero a nivel nacional la población femenina representan 52 por ciento del total de personas registradas en la lista nominal que votarán por la próxima persona que ocupe la Presidencia, 128 senadurías y 300 diputaciones federales, además de diversos cargos locales.

Por la dimensión poblacional de la juventud, el Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA) expuso en un diagnóstico que hizo de México en 2012 que las personas de entre 18 y 29 años de edad representan “un factor decisivo” en los procesos electorales y no será la expresión en los próximos comicios que comenzarán a organizarse el 1 de septiembre.

Las capitalinas consultadas son conscientes de ello, afirmaron que ejercerán su derecho a participar porque no hacerlo sería “dejar  que los demás decidan por ellas”. Se tiene previsto que en los comicios 3 millones 500 mil habitantes de 18 y 19 años ejerzan por primera vez su derecho al sufragio. 

Sin embargo, las jóvenes consultadas pronosticaron que votarán sin confianza en las y los candidatos. “Ya sé cómo son los políticos, no cumplen lo que dicen”, expresó Tania, de 19 años y estudiante de preparatoria.

Este panorama de desconfianza ya lo había descrito el Instituto Nacional de la Juventud en la encuesta que realizó a jóvenes de todo el país en 2010 y donde, en una escala del cero al 10 como máximo, calificaron con seis la confianza en los representantes legislativos federales.

Las jóvenes expusieron no sentirse representadas por quienes actualmente ocupan los cargos políticos y, comentaron, nada les asegura que esto cambiará para el próximo proceso electoral. Consideraron que las políticas y estrategias vigentes “no las contempla a ellas” porque no atienden a sus preocupaciones actuales tales como el financiamiento de sus estudios y la opción de crecer en el ámbito profesional.

Nadia, estudiante de 18 años, afirmó: “Mucho de lo que dicen  no lo aterrizan o, al menos a mí no me dicen nada. Es como si le hablaran a los más grandes cuando todo lo que deciden también nos afecta a nosotras”.

En ello coincidieron universitarias de 20 y 22 años, quienes luego de recordar los últimos procesos electorales de 2012 y 2015, calificaron de “absurdas” la forma en la que los candidatos buscan generar empatía con la juventud a través de sus campañas.

Las jóvenes reconocieron que si algo distinguirá estas elecciones serán las campañas a través de internet, con las redes sociales, las cuales, dijeron “son un arma de doble filo” porque les permitirá recibir mensajes más directos que los de la propaganda pegada en las calles o la que está en la televisión y la radio, pero de no usarse de manera eficiente “fácilmente perderán credibilidad”, expusieron.

 “Los políticos hablan desde lejos y aunque intentan acercarse no lo consiguen. Como Gabriel Cuadri de la Torre –candidato presidencial en 2012 por el partido Nueva Alianza-, trató de usar un  lenguaje que nos gustara, pero no había más”, señaló como ejemplo una estudiante universitaria de 22 años

LO QUE ESPERAN

Las mujeres de entre 20 y 29 años de edad que el próximo año votarán de nuevo y que forman parte del sector menos participativo en las elecciones, de acuerdo con las estadísticas del INE en el proceso electoral de 2015, lo harán con una “sensación de desencanto”, generado por el actuar de los gobernantes durante los últimos seis años, algunos prófugos, otros encarcelados e investigados.

“En 2012 voté por Presidente por primera vez y estaba muy emocionada –recordó Laura de 27 años, quien trabaja como administradora–. Creí que mi decisión podía cambiar algo, ahorita ya perdí esa esperanza”.

Las entrevistadas identificaron entre sus principales preocupaciones la falta de oportunidades laborales. Algunas contaron que aunque terminaron su licenciatura hace más de cuatro años actualmente no ejercen su profesión. Por lo que, dijeron, las propuestas enfocadas en esa área son las que más llaman su atención.

Y es que ellas, al igual que las mujeres de entre 15 y 29 años del país enfrentan una tasa de desocupación laboral mayor que la de los hombres, con 6.8 y 5.5 por ciento respectivamente. Además, las que tienen trabajo lo ejercen con un salario mensual de mil 300 pesos menores que el de los hombres, de acuerdo con cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Otra inquietud recurrente es la de resolver los problemas de inseguridad. “Creo que yo, como todas mis amigas, queremos salir a la calle sin miedo a que nos pase algo solo porque somos mujeres”, expuso Daniela de 22 años, quien dejó de estudiar la licenciatura en Turismo para dedicarse, desde hace un año, a la venta de alimentos. 

 

Opinaron también que más allá de las propuestas “imposibles” esperan resultados a corto plazo. “No podemos estar esperándolos más, creo que se trata de que (los políticos) planteen algo realista y no nos engañen con promesas”, comentó una joven de 22 años.

Por su parte quienes afirmaron que no votarán el próximo 2018 refirieron estar enteradas de los principales cargos de elección por lo que descartaron la desinformación como un factor que las orilla a abstenerse. En cambio ubicaron la “falta de transparencia” de las y los candidatos como una de las razones. “No sabemos nada de ellos, solo la imagen que nos quieren vender, pero desconocemos si su interés es realmente ver por nosotros, como afirman”, afirmó una estudiante de 19 años que no acudirá a las urnas.

Aún con la población juvenil que decide no votar y las sensaciones con las que se prevé que lo haga, los niveles de participación de las elecciones de 2015 registrados por el INE muestran que las mujeres participan más que los hombres en los procesos electorales.

Por lo que, tal como contempla el Programa de Acción Mundial para los Jóvenes de la ONU las y los gobernantes mexicanos están obligados a garantizar la “plena y efectiva” participación de estas mujeres en la toma de decisiones de propuestas que deben apuntar a proteger sus Derechos Humanos.

e-max.it: your social media marketing partner
Gobierno