foto 3Zacatecas. La Nueva Ley de Amparo, conferencia impartida por Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, juez de la CIDH

 

En el Palacio de Convenciones, el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Zacatecas (TSJEZ), realizó su VIII Encuentro Estatal de Magistrados y Jueces, con el propósito de reflexionar en temas sustantivos en torno a la alta y delicada función que realizan a diario en beneficio de la sociedad zacatecana.

Al inaugurar los trabajos, el magistrado presidente Juan Antonio Castañeda Ruiz, reconoció la labor honesta y eficiente de los magistrados y jueces.

“Estoy cierto que durante el octavo encuentro se habrá de enriquecer criterios orientadores que redundarán en beneficio de los justiciables, destinatarios del servicio de la impartición de justicia a lo largo y ancho del estado de Zacatecas en todos y cada uno de los municipios que conforman los 18 distritos judiciales”, afirmó.

Castañeda Ruiz, resaltó que los magistrados y jueces son los intérpretes de las leyes nacionales y tratados internacionales, además de realizar una tarea de armonización que permite tutelar el derecho fundamental de todo ciudadano, por ello se debe tener consciencia clara de servir y lograr el bien común, a través de pronunciamientos revestidos de justicia.

Convocó a los jueces a privilegiar el diálogo y la comunicación durante las mesas de trabajo, ello como formas efectivas para el entendimiento de los problemas comunes y la búsqueda de soluciones concertadas para la formación de criterios, además de reflexionar y retroalimentar opiniones sobre temas que orienten la delicada labor de impartir justicia.

“El trabajo constante de todas y todos en el Poder Judicial del Estado es una contribución importante para la estabilidad del país y de sus instituciones, por ello es importante redoblar esfuerzos para lograr el cometido de dar respuesta a la demanda social de justicia y hacer que prevalezca el estado de derecho y forjar el bienestar de la sociedad zacatecana y de la nación mexicana”, concluyó.  

En su intervención Eduardo Remigio Moreno Puente, presidente del Colegio de Jueces de Primera Instancia, expresó  reconocimiento y admiración a los jueces por su ardua e incansable labor como juzgadores, actuando siempre con honradez, seriedad y honestidad.

“Gracias por entregarse en cuerpo y alma, en esta noble tarea que les ha sido encomendada, la defensa de la Ley y los derechos humanos”, mencionó.

 Se dictó la conferencia magistral “La Nueva Ley de Amparo y su Impacto en la Función Jurisdiccional”, impartida por Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quien durante su cátedra precisó que hoy en día los verdaderos jueces de derechos humanos en el país son los que se desempeñan en una primera instancia ya que es ahí donde día a día se protegen los derechos de todos los mexicanos.

“La Nueva Ley de Amparo no se ve como una simple Ley dentro del Sistema Tridimensional de Protección de Derechos Humanos, que permite no solamente se atienda y ampare a un caso particular sino al mismo tiempo al juzgador cuando éste juzga”, finalizó.

Posteriormente con la participación de 85 jueces que conforman los juzgados, se efectuaron cinco mesas de trabajo en materias mercantil, civil, familiar, penal en el sistema tradicional y nuevo sistema de justicia penal.

Durante las mesas los participantes expusieron y debatieron diversas ponencias sobre temas relevantes de las materias inherentes, cuyas conclusiones fueron presentadas en sesión plenaria ante los impartidores de justicia.

El pleno del Tribunal Superior de Justicia del estado, magistrados del Tribunal Especializado en Justicia para Adolescentes y del Tribunal de los Contencioso Administrativo del Estado así como jueces, reafirmaron su obligación constitucional de garantizar, respetar y proteger los derechos de las personas a través de la impartición de justicia ajustada a los más altos estándares internacionales en derechos humanos.

 

 

 

e-max.it: your social media marketing partner