examenZacatecas. Informa ISSSTE que la mastopatía fibroquística es común en mujeres mayores de 40 años

Debe atenderse para descartar riesgos: Judith Mercado

 

A pesar de que la incidencia de cáncer de mama en mujeres zacatecanas es baja, se observa que mujeres mayores de los 40 años presentan mastopatía fibroquística, lo cual se puede detectar a tiempo con exploraciones y una mastografía cada año, aseguró la coordinadora de ginecobstetricia del Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del estado (ISSSTE) en Zacatecas, Judith Mercado Villareal.

La mastopatía fibroquística de la mama, es el padecimiento benigno más común en la mujer, pero debe verificarse que no se trate de cáncer de mama. Es un padecimiento benigno de la glándula mamaria en la mujer, el más frecuente desde la edad de la adolescencia hasta la época madura.

Los quistes se producen debido a un desequilibrio hormonal o un aumento de sensibilidad a las hormonas femeninas, sobre todo los estrógenos que se producen en forma natural.

Se empiezan a formar capas de células planas y se va engrosando hasta que se llegan a obstruir las secreciones normales de eliminación de células muertas se van acumulando en esos puntos, formando el quiste, posteriormente el tejido adyacente se inflama, produciéndose tejido fibroso, esto ocurre en muchos puntos al mismo tiempo.

Explicó que en el ISSSTE se informa y establece en las pacientes que a partir de los 40 años se deben realizar estudios y exámenes minuciosos en donde se indique alguna anomalía en las glándulas mamarias.

Aunque mucha gente suele hablar de fibrosis quística en senos para referirse a la mastopatía fibroquística, esto es incorrecto, pues mientras esta última se presenta como consecuencia de cambios hormonales en la ovulación y antes de la menstruación, la fibrosis quística es enfermedad genética que provoca acumulación de moco espeso y pegajoso principalmente en los pulmones.

Reiteró que en la mayoría de los casos, los síntomas mejoran después de la menopausia. “Si toma píldoras anticonceptivas, puede tener menos síntomas; pero si está con hormonoterapia, puede tener más; dichas señales son peores inmediatamente antes del periodo menstrual y tienden a mejorar después de que empieza”.

La coordinadora de ginecobstetricia puntualizó que los síntomas pueden abarcar dolor o molestia en ambas mamas, que comúnmente aparece y desaparece con el periodo, pero que puede durar todo el mes. Las mamas se sienten llenas, hinchadas y pesadas, dolor y molestia bajo los brazos, mamas gruesas o con protuberancias.

“Se puede tener una protuberancia en la misma área de la mama que se vuelve más grande antes de cada ciclo menstrual y luego se encoge después de esto. Este tipo de protuberancia se desplaza si la empuja con los dedos y no se siente adherida ni pegada al tejido circundante. Además, es común en las mamas fibroquísticas”, afirmó.

Mercado Villareal reiteró que dentro de las causales que se tienen para que esta enfermedad se presente en las mujeres es la herencia, edad avanzada, los hábitos alimenticios, obesidad, sedentarismo, alcoholismo y tabaquismo; por lo que las féminas deben de mantener un control de su salud reproductiva y sexual desde el momento en que comienza la primera menstruación.

En el ISSSTE, aclaró, se llevan a cabo acciones preventivas y de control en donde se invita a las mujeres desde la adolescencia a acudir a chequeos médicos constantes, con la finalidad de mantener una salud reproductiva y sexual sana.

La sonomamografía es una prueba de diagnóstico que permite al ginecólogo determinar el tamaño y cantidad de quistes en los senos. El tratamiento que se prescribe en un principio (si el problema no ha avanzado) se basa en medicamentos que tienen como mecanismo de acción disolver los abultamientos, aunque en ocasiones son ineficaces y es preciso recurrir a sencilla intervención quirúrgica.

Lo más recomendable para todas las mujeres en edad reproductiva es practicarse la autoexploración mamaria una semana después del inicio de la menstruación, además de consultar periódicamente al ginecólogo y limitar el consumo de sal y café, sustancias que propician la retención de líquidos.

Esta sugerencia aplica también para aquellas mujeres a las que se les haya practicado la histerectomía (el retiro del útero), pues aunque no exista la menstruación las funciones hormonales siguen presentes.

e-max.it: your social media marketing partner