Opinión
powered by social2s

inmujeres y mirelesMartha Elba Torres Martínez/ Ambigú

SemMéxico

Al arrogante y déspota misógino, machista de cuarta, José Manuel Mireles, subdelegado del ISSSTE en Michoacán, algo le tengo que agradecer de su estupidez de esta semana: unió a mujeres políticas, servidoras públicas y activistas de todos los colores y tendencias, en su contra.

Funcionarias como Julieta López, Nuria Gabriela Hernández y Diana Carpio, la ex senadora priísta Rocío Pineda, la perredista Verónica Naranjo, diputadas como Zenaida Salvador, de Morena y activistas, como Circe López. Hombres perredistas arroparon el pronunciamiento, como Antonio García en el Senado de la República, Juan Bernardo Corona y diputados locales. Otros lo pudieron considerar intrascendente.

Pero me dio un gusto enorme verlas juntas la mañana de ayer, para defender a las “pirujas” concubinas y sus hijos que por una méndiga cuota de 429 pesos de sus queridos, reciben atención médica en el ISSSTE. ¿Quién jodidos se cree Mireles para juzgar y vilipendiar a mujeres y sus relaciones, y cuestionar la aportación del trabajador a la institución federal?

¿Quién putos le cuestionó su amasiato con una adolescente de 16 años cuando era vocero de las autodefensas de Michoacán y acaso pagó de su bolsa la atención médica en enero de 2014, cuando le tumbaron la avioneta en la que viajaba con la jovencita, armas y dinero? Confieso que me enervó escuchar cómo le contaba el fulano este, su historia de amor a Carmen Aristegui y la periodista como si nada, embelesada con Mireles.

Celebro el encuentro de mujeres en torno a la causa: no más violencia física y verbal contra las mujeres, y menos cuando provenga de un servidor público como el subdelegado del ISSSTE. Deploro el silencio cómplice del presidente López Obrador y del director general del Instituto, Luis Antonio Ramírez, que hasta el cierre de esta entrega no habían dicho ni pío sobre la burrada del empleado.

Porque no era ni siquiera necesaria la exigencia de renuncia de Mireles y muchos menos una disculpa a través de su red social personal. El Presidente debió ordenar su despido inmediato, porque ofendió a toda la comunidad derechohabiente del ISSSTE. Por menos corrió a Josefa González-Blanco de la titularidad de la Semarnat y por nada, despidió a miles de burócratas aun cuando hayan votado por él.

Este patético evento con Mireles Valverde, es una muestra más de la permisividad presidencial a la violencia física y verbal contra las mujeres. Por eso más violaciones, más feminicidios, más brutalidad, así provengan de los propios servidores públicos…

                                                                              ***

Pero ¿qué le debe López Obrador a Mireles? ¿votos? ¿el trabajo sucio con grupos armados en algunos estados del país? ¿Para eso le sirve?

No hay que olvidar que Mireles es originario de Tepalcatepec y que fue él –como lo ha denunciado reiteradamente Hipólito Mora-, quien le dio la entrada a su viejo amigo, Juan José Farías alias el “Abuelo”, a las autodefensas en 2013 y que hoy, es quien controla y dirige la seguridad en ese municipio.

El gobernador Silvano Aureoles no mintió en la rueda de prensa del pasado lunes 2, cuando dijo que Farías es quien quita y pone a los presidentes municipales en la región.

Leí la entrevista que el corresponsal de El Universal, Carlos Arrieta, realizó al alcalde Felipe Martínez (PRI), porque ejemplifica a la perfección, a la autoridad municipal monigote de un grupo armado.

Como todos, se queja de la falta de presupuesto para trabajar. Que recibe un millón de pesos al mes del fondo federal para seguridad, pero lo usa en otras cosas. Se ha negado a firmar el convenio de Mando Único con los gobiernos estatal y federal, porque lo obligaría a destinar apenas 350 mil pesos para contar con policías acreditados, patrullas y equipamiento.

“El gobierno (federal y estatal) debe brindar seguridad, porque es su obligación”, dijo al reportero.

Entonces, si el edil Martínez Pérez no otorga ese servicio a la población, ¿quién lo hace? Lo vimos el pasado 30 de agosto y 1 de septiembre, a través de los videos proporcionados por propios habitantes, la base social de Farías Álvarez.

El alcalde narró que están tan desamparados, que la única forma como se alerta la población de la incursión de otros grupos, es con cohetones y las campanas de la iglesia. Curioso, porque sí tienen para un dron que evidenció la madriza a los intrusos de Jalisco –que sí que eran muchos, pero los de Tepeque, más-; exhibieron las camionetas balaceadas y cuerpos tendidos. ¿Y las armas que portaban? Alguien se las llevó de recuerdito.

Felipe Martínez pudo haber esperado la entrada de toda la fuerza del Estado para apoyarlo y en una de esas, le reconoce la protección brindada por el “Abuelo”, pero no la hubo. Ni de su propio partido.

Anteayer, Aureoles Conejo se reunió en la ciudad de México con el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, para tratar el tema Tepalcatepec. Y no ha que cranearle mucho para entender que, el alcalde firma el convenio de Mando Único como ha pedido reiteradamente el gobernador y el Presidente, o lo interviene la Federación.

Porque no hay pretexto que valga.

El artículo 115 Constitucional, fracción III inciso h, establece que los municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos de (…) “seguridad pública en los términos del artículo 21 de la Constitución, policía preventiva municipal y tránsito”. Fracción VII: “La policía preventiva estará al mando del presidente municipal en los términos de la Ley de Seguridad Pública del Estado. Aquélla acatará las órdenes que el Gobernador del Estado le transmita en aquellos casos que éste juzgue como de fuerza mayor o alteración grave del orden público”. (Fuente: http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/115.pdf)

Artículo 21: Las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional, serán de carácter civil, disciplinado y profesional. El Ministerio Público y las instituciones policiales de los tres órdenes de gobierno deberán coordinarse entre sí para cumplir los fines de la seguridad pública y conformarán el Sistema Nacional de Seguridad Pública, que estará sujeto a las siguientes bases mínimas (…). Inciso e) Los fondos de ayuda federal para la seguridad pública, a nivel nacional serán aportados a las entidades federativas y municipios para ser destinados exclusivamente a estos fines”.

De la Ley General de Seguridad Pública, artículo 39 relativo a la distribución de competencias: Inciso A. Corresponde a la Federación, por conducto de las autoridades competentes: I. Proponer las acciones tendientes a asegurar la coordinación entre la Federación, las entidades federativas y los Municipios”.

“Los Estados y los Municipios podrán coordinarse para hacer efectivo lo previsto en el artículo 115, fracciones III, inciso h) y VII, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“Las Leyes Estatales de Seguridad Pública podrán establecer la posibilidad de coordinación, y en su caso, los medios para la más eficaz prestación del servicio de seguridad pública entre un Estado y sus Municipios”. (Fuente: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGSNSP_270519.pdf)

Y otra. De acuerdo al despacho de prensa que dio cuenta de la reunión Aureoles-Durazo, no se permitirá “la presencia de grupos criminales disfrazados de autodefensas, ni de civiles armados que operen al margen de la ley realizando labores que competen a las instituciones”.

Así las cosas, primero fue “El Mencho” tras el “Abuelo”, ahora irá la fuerza del Estado. Ahora a ver, cuándo se vuelve a meter, Mireles…

e-max.it: your social media marketing partner