Policia

Evidencias demuestran que los mataron, incineraron en el basurero de Cocula y tiraron sus restos al río: Murillo Karam

Padres de familia y periodistas ponen en tela de juicio la investigación

EXPRESS ZACATECAS

 

MEXICO, DF. Entre cuestionamientos que profundizaron dudas a 41 días de la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas del plantel Ayotzinapa, comunidad de Iguala, Guerrero, el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, confirmó que la evidencia apunta al asesinato de los jóvenes y a su incineración, en tanto los restos reunidos en la investigación de 33 días, fragmentos de huesos recogidos del basurero y el río de Cocula, aún se analizan con dificultades por su estado.

Tras una “reunión dolorosa y muy triste”, con los padres de los muchachos, para darles la noticia de los avances hasta el momento, según relató el propio Murillo Karam, dio conferencia de prensa transmitida por medios electrónicos y de internet, en la que mostró la reconstrucción de los hechos, de los que se desprendió que un grupo de los estudiantes, alrededor de 15, fallecieron asfixiados antes de llegar al lugar donde fueron entregados al grupo delictivos Guerreros Unidos.

Asfixiados, según se explicó, por la forma en que fueron trasladados hacinados en vehículos insuficientes. A los otros, les habrían disparado antes de hacer una cama humana de cuerpos encimados para rociarlos con gasolina y diesel y mantener una fogata de muchas horas para calcinarlos.

Aunque en los testimonios de implicados que se difundieron en video en la misma rueda de prensa, se habla de que separaron a los vivos de los muertos, no quedó claro si algunos pudieron ser quemados vivos, aunque alguno de los interrrogados asegura que ya lo estaban cuando los quemaron.

En algún momento ilustra que a los que estaban vivos les dispararon en la cabeza, pero también habla de allgunos que llegaron desmayados por la asfixia.

La investigación no se cierra, continuará, confirmó Murillo, quien puntualizó que los normalistas permanecen en calidad de desaparecidos, ya que anticipó estudios mitocondriales a los huesos y piezas dentales  recuperadas, pruebas que se harán en una Universidad de Innsbruck, Austria, que tiene equipos y laboratorios especializados para casos de calcinamiento extremo.

Hasta el momento hay 77 detenidos y 10 órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar en este caso.

El procurador también precisó que no hay indicios de que los normalistas víctimas de esta matanza tuvieran vínculos con algún grupo criminal, sino que como se reieró, fueron interceptados para resguardar el informe de actividades en el DIF de María de los Ángeles Pineda, esposa del alcalde José Luis Abarca, ambos encarcelados, bajo proceso.

Los hechos de la desaparición forzada de los normalistas ocurrieron la noche del 26 de septiembre del año en curso a manos de las policías municipales de Iguala y de Cocula, quienes los entregaron al cártel Guerreros Unidos, encargados de ejecutarlos, hasta donde se sabe.

 

 

e-max.it: your social media marketing partner