Proteccion Civil
powered by social2s

otrarZacatecas. Por varias horas, la Dirección de Tránsito prefirió bloquear todos los accesos, desde el crucero Solidaridad hasta la López Mateos

Aunque el pretexto fue la marcha contra los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, se excedió la corporación

cierre1

marcha

 

cortes

 

inteligenciaLa Dirección de Tránsito, Transporte y Vialidad (DTTV) colocó sobre el Bulevar Guadalupe-Zacatecas alrededor de siete retenes para impedir el acceso vehicular durante más de dos horas. El motivo fue la marcha de maestros, estudiantes y ciudadanos, para conmemorar el segundo aniversario de la desaparición forzada de 43 normalistas de Ayotzinapa, Iguala, Guerrero, acontecimiento que ha marcado la vida de México.

Obviamente, el cierre total de la arteria principal para el tránsito de automovilistas y en hora “pico”, al mediodía, por tanto tiempo, provocó la indignación de miles de automovilistas que quedaron varados, aún y cuando quedaba la opción de circular a vuelta de rueda por las laterales o tomar una desviación hacia la Calzada Solidaridad, Pedro Coronel, Panteones, Fenaza, Universidad y López Velarde.

No obstante, centenares de automóviles no tuvieron más que la opción de las laterales, aún y cuando se cuestionó ampliamente la falta de labor de “inteligencia” de la corporación por mantener más de siete kilómetros del bulevar inutilizados totalmente y durante casi tres horas, cuestión que resultara irracional.

La circulación quedó cerrada a la altura del puente Crucero-Solidaridad hasta La Plaza Bicentenario, pese a que los marchistas habían anunciado que n bloquearían el Bulevar y que solo transitarían por uno de los tres carriles, por lo que se consideró que hubiera sido preferible que la DTTV resguardara a los marchistas a inutilizar totalmente la vialidad.

No es novedad, sino costumbre añeja, que este tipo de operativos poco útiles a los ciudadanos, compliquen todavía más los estragos de las marchas, aunque el móvil parezca increíble.

La madrugada del 27 de septiembre de 2014, tras ser abrutamente interceptados y retenidos por la Policia Municipal de Cocula, Iguala, Guerrero, 43 estudiantes de la Normal Rural de San Marcos, fueron desaparecidos por la corporación, ya con evidencias de presunta participación también otras corporaciones de Seguridad como la Federal y el Ejército.

Los estudiantes habrían sido entregados a un grupo delincuencial, desconociéndose hasta el momento su real paradero, ya que auque las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) sostuvieron la hipótesis de una incineración masiva, científicamente no se pudo comprobar la versión y se acusa a la institución de fabricarla.

Los padres de familia de los estudiantes con apoyo de organizaciones de la sociedad civil, no han abandonado la lucha por la verdad en el caso Aytzinapa, e incluso, varios, sostienen que sus hijos están vivos y cautivos.

 

 

 

 

e-max.it: your social media marketing partner