pediatraZacatecas. El pediatra Roberto González sostiene que baja el índice de riesgo de sufrir muertes infantiles y algunos cánceres

 

“La lactancia materna en los bebés es una de las mejores vacunas, si así lo podemos llamar, para el infante, puesto que disminuye en 50 por ciento el número de padecimientos que puede presentar en su primera etapa de vida”, destacó el pediatra del Hospital General del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Roberto González Aguilar.

Explicó que en la actualidad las madres trabajadoras no ponen mucha atención en la lactancia de sus bebés, puesto que tienen que acudir a su trabajo y no se organizan, de tal manera que su niño no deje de percibir la leche materna, ya que es muy importante en los primeros 12 meses de vida del infante.

El especialista reiteró que a pesar de que la causa de la muerte súbita infantil aún no se conoce a ciencia cierta, las estadísticas sobre lactancia materna apuntan a que los bebés que toman leche materna tienen un riesgo entre 60 por ciento y 73 por ciento menor de sufrir este síndrome.

“La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrimentos para el bebé, incluyendo las vitaminas, proteínas y grasas que necesita; además, su composición cambia conforme crece el bebé, de modo que satisface las necesidades en sus diferentes etapas de desarrollo. En algunos casos, puede requerir suplementos de vitamina D y hierro, en cuyo caso el médico lo haría saber. Un beneficio adicional que tiene es la variedad de sabores que recibe el bebé en la leche materna, mismo que lo prepara para aceptar las diferentes comidas”, afirmó.

González Aguilar señaló que la lecha materna contiene anticuerpos que le ayudan al bebé a combatir diferentes tipos de virus, bacterias e infecciones; pero aún más importante, debido a que provienen de la madre, los anticuerpos que se transmiten son específicamente aquellos que le permiten combatir los peligros a los que tu bebé está expuesto en su medio ambiente. Ninguna fórmula podría brindar este beneficio personalizado.

Los bebés alimentados con leche materna también sufren menos alergias a alimentos, factores ambientales y en la piel. “Según La Liga de la Leche, la lactancia materna previene las alergias por dos razones principales: el bebé está expuesto a menos alérgenos en los primeros meses de vida, que es la etapa más susceptible y la cubierta protectora que ofrece el calostro evita que penetren el sistema del bebé. La lactancia materna es de vital importancia si la familia tiene historial de alergias”.

“Como la leche materna contiene la nutrición exacta que requiere el lactante y la cantidad consumida es auto regulada, tiene mejores probabilidades de aumentar el peso justo y comer únicamente la cantidad necesaria. El beneficio se prolonga hasta la adolescencia y vida adulta”, argumentó.

Para finalizar, dijo, que la nutrición en las primeras etapas de la vida es determinante en el desarrollo del sistema inmunológico; a largo plazo, la leche materna ayuda a proteger contra algunos tipos de cáncer infantil, diabetes, presión arterial elevada, altos niveles de colesterol y enfermedades en los intestinos (Chron y colitis ulcerosa).

e-max.it: your social media marketing partner