UAZ

IMG 20220919 WA0086Huyeron de la terrible situación que persiste en su país, en Europa del Este

Zacatecas, Zac.- La Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) dará refugio como estudiantes a dos niños originarios de Ucrania, quienes, junto con su familia, arribaron el pasado fin de semana a México, huyendo de la terrible situación de guerra que persiste en su país, en Europa del Este.

El rector, Rubén Ibarra Reyes recibió este lunes a los integrantes de la familia ucraniana, que encabeza la madre Oksana Prykhodko, con el bebé Mark Prykhodko, y la adolescente Sofia Lopatinova y el niño Nikita Trehubov, éstos de 17 y 11 años, respectivamente.

Con el apoyo como traductora de Svitlana Maksymenko –doctorante de la unidad académica de Estudios de las Humanidades de la UAZ-, la madre ucraniana solicitó al rector, que la máxima casa de estudios de los zacatecanos, pudiera acoger a sus hijos Sofía y Nikita, como “oyentes”, en los niveles de preparatoria y secundaria, luego de que el pasado 8 de septiembre, tuvieron que salir huyendo de Ucrania, ante la peligrosa situación de guerra que persiste en su tierra.

Ante la solicitud, el rector de la UAZ aclaró que más allá del conflicto político y bélico que pueda existir entre las naciones (en este caso la guerra por la ocupación de Rusia a Ucrania), independiente de eso, la universidad de los zacatecanos dijo, apoyará en términos humanitarios a los niños que, con sus familias, huyen de este tipo de conflictos

“Por supuesto la universidad no puede estar al margen del escenario geopolítico, pero sí, tenemos que priorizar siempre, con un sentido de humanidad, a todos aquellos niños jóvenes, familias, que se encuentran en una situación compleja en el mundo, y la universidad siempre estará lista para recibirlos”.

INCLUSIÓN, ADN DE LA UAZ

Acompañado por otros funcionarios universitarios, como Angélica Colin, directora de la Unidad Académica Preparatoria y Otoniel Serrano de Santiago, director de la Licenciatura en Lenguas Extranjeras, entre otros, el rector Rubén Ibarra Reyes explicó sobre los menores ucranianos, qué “ya suficiente han sufrido como para que todavía lleguen a Zacatecas y no tengan donde estudiar.

“La UAZ tiene en su esencia, en su ADN, la inclusión, y por lo menos en esta administración, siempre he de velar porque esto se dé, y se dé de manera clara y contundente”.

Ibarra Reyes explicó que, a los dos menores, no se les puede acoger como oyentes: “me piden ver la oportunidad de que estuvieran como oyentes, que pudieran tener cierta práctica, y no. Ayudarles para que vengan como oyentes, y ayudarles a nada, es lo mismo”.

“Ellos tienen que sentirse incluidos, tienen que sentirse como parte de los nuestros, como parte de los universitarios, y el compromiso que he hecho con ellos, es que, de entrada, en este momento, en lo que se regulariza su situación migratoria –porque llegaron con visa de turista, por seis meses-, se integrarán a partir de este martes 20 de septiembre, a sus actividades académicas, como estudiantes de la universidad”.

Sofia y Nikita, explicó además el rector, tendrán la oportunidad de estudiar español, en la Licenciatura de Lenguas Extranjeras, además de sus estudios de preparatoria y secundaria.

YA NO TENÍAN CLASES

La oportunidad de estudiar en la UAZ, además de tener la posibilidad de acceder al comedor estudiantil, explicó a los integrantes de la familia ucraniana, es la característica de la inclusión en nuestra máxima casa de estudios, con niños y adolescentes extranjeros, desde hace varios años. Esa posibilidad está legalmente reglamentada, en la normatividad universitaria, y se implementó cuando en el pasado reciente, menores estadounidenses, de origen zacatecano, comenzaron a ser deportados, por políticas migratorias del vecino país del norte.

“No se trata únicamente de apoyar a estos niños que vienen en condición de migrantes en condición de guerra, sino también de nuestros niños migrantes que vienen en situaciones sumamente complicadas, deportados o repatriados desde los Estados Unidos de Norteamérica, la UAZ les facilita todos los procesos. Cuando un niño viene en situación de repatriación, inmediatamente la universidad coadyuva, colabora para que ese niño llegue a su casa, que es nuestra universidad”.

Por su parte la madre ucraniana, Oksana Prykhodko –con su niño Mark en brazos agradeció “mucho al rector Rubén Ibarra Reyes, y a la Universidad Autónoma de Zacatecas, por su gran corazón, por abrirnos las puertas de las escuelas, por su enorme apoyo, a nombre de toda Ucrania, queremos agradecerles por darnos este bonito refugio aquí, y la oportunidad de seguir viviendo bien”.

Oksana Prykhodko explicó que, salieron huyendo de la guerra en su país, donde sus hijos, además, en los últimos meses, ya no estaban teniendo clases, porque “ahorita no están abiertas las escuelas, porque corren riesgos de bombardeo, y los estudios online están siendo objeto de hackeo, por parte de los rusos. No pueden trabajar en sus escuelas los niños, ni siquiera online”.

e-max.it: your social media marketing partner
Descuentos