powered by social2s

Fiona triufaPasó entre 15 y 17 horas diarias en la bicicleta; Logró recorrer los cuatro mil kilómetros en la costa Atlántica de Francia, en 10 días, dos horas y 48 minutos

REDACCIÓN

Cimacnoticias | Ciudad de México

Fiona Kolbinger, una médica alemana de 24 años, recién graduada, es la primera mujer que ganó una de las carreras de ciclistas más duras, el Trans Continental Race en Europa. Es más: la doctora especializada en oncología pediátrica logró su hazaña al participar en esta carrera por primera vez en su vida, dejando atrás a 223 hombres y 40 mujeres.

Logró recorrer los cuatro mil kilómetros entre Burgas, en la costa del mar negro en Bulgaria, y Brest, en la costa Atlántica de Francia, en 10 días, dos horas y 48 minutos. Ben Davies, el ciclista que obtuvo el segundo lugar, llegó diez horas más tarde. Se espera que las últimas personas participantes de la carrera llegarán hasta el 15 de agosto. Fiona fue la más sorprendida de su triunfo: “Cuando empecé, pensé que podía lograr primer lugar entre las mujeres, pero nunca entre toda la competencia”, dijo.

La carrera Trans Continental tiene una ruta diferente cada año, siempre entre 3 mil 600 y 4 mil 200 kilómetros, y atravesando el continente europeo. Las y los participantes no pueden recibir asistencia, cuando se pincha la llanta o tienen alguna otra falla mecánica, tienen que repararla ellas mismas, así como buscar donde dormir. Cada participante es responsable de elegir la mejor ruta entre el punto de partida y el destino, aunque hay varios puntos obligatorios a cruzar.

Este año, la ruta incluyó pasar por cuatro puntos altos de montañas, entre ellos, algunos famosos que regularmente forman parte del Tour de Francia, como Alpe d’Huez y el Galibier en los Alpes franceses. “En las carreras de alta resistencia hay otros factores que influyen aparte del físico”, opinó Kolbinger en entrevista con el diario español El País. “Tienes que diseñar una buena ruta, saber arreglar la bicicleta, ser capaz de dormir poco… no solo depende de los niveles de testosterona y los músculos”.

La médica optó por hacer paradas cortas en supermercados en vez de ir a comer en restaurantes, y consumir muchos carbohidratos como plátanos o leche para compensar la pérdida de calorías. Su receta principal para alejar a los contrincantes, sin embargo, fue no dormir. Según las y los organizadores de la carrera, sólo durmió un promedio de cuatro horas cada noche, la mayoría en un sleeping al lado de la calle, y pasó entre 15 y 17 horas en la bicicleta.

A pesar de haber pasado muchas vacaciones en bicicleta, siempre con equipaje pesado, Kolbinger se compró su primera bici de carrera hace apenas tres años. Hace dos años, compitió en la carrera Londres-Edimburgo-Londres, y le gustó tanto que quiso repetir. Hace medio año, de acuerdo con El País, empezó a entrenar para la Trans Continental, todo al mismo tiempo que se graduó de la Universidad de Heidelberg, en el sur de Alemania.

A los tres días de empezar la carrera, ella se puso en la cabeza, seguida por más y más personas aficionadas en redes sociales y medios de comunicación. Resultó que, en esta carrera solitaria, donde cada participante recorre su propia ruta, hasta se encontró con grupos de fans. En la mayoría de las fotos, salió con una sonrisa.

Luego de cruzar el cuarto puesto de control, en el sur de Francia, entretuvo a las y los voluntarias de la carrera tocando El Rey León en el piano de un hotel aledaño, contrastando las durezas en el camino. “El último día fue realmente difícil”, narró a El País. “No esperaba que en Francia fuera a hacer tanto frío por la noche. Pero cuando lo pasaba mal, por frío, hambre o cansancio, sabía que al final, era algo que se podía arreglar comiendo o bebiendo, y que terminaría pronto”.

Kolbinger no es la primera mujer que gana una carrera ultra dura.

La escocesa Jasmin Paris ganó el ultra maratón de Gran Bretaña este año, con más de 15 horas de ventaja ante el hombre en segundo lugar. Pero Paris es una veterana experta, mientras Kolbinger entró a la Trans Contintental por primera vez.

Sea como sea, no tiene planes de convertirse en una ciclista profesional. El próximo paso en su vida será volver a su ciudad natal, Dresde, y empezar a trabajar como cirujana.

e-max.it: your social media marketing partner