Guadalupe

xobferebcias guadalupe‘Forjando una cultura de paz’, serie de conferencias a cargo de Rinas Farid Alahmad, refugiado sirio, y de Juan Pablo Ortiz-Monasterio Padilla, director de 3D Education y nominado al Premio Nobel de la Paz

En los auditorios de la UTZAC, la UVC y el IMAP, los ponentes compartieron sus experiencias de vida sobre la guerra y la importancia de construir entre todos la paz

Decidido a promover entre la población guadalupense la cultura de paz, el presidente municipal de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla, a través de la Dirección de Promoción y Fomento de los Valores, organiza de manera permanente distintas actividades orientadas a difundir la importancia de poner en práctica los valores.

Entre la población objetivo de los planes y programas de promoción y fomento de los valores se encuentran las juventudes guadalupenses, a las que estuvieron dirigidas la serie de conferencias ‘Forjando una cultura de paz’, de Rinas Farid Alahmad, refugiado sirio, y de Juan Pablo Ortiz-Monasterio Padilla, director de 3D Education, quien está nominado al Premio Nobel de la Paz 2022 por promover la cultura de paz.

Fue en la Universidad Tecnológica de Zacatecas, donde el presidente municipal de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla, pidió al auditorio abarrotado de jóvenes universitarios ser conscientes de que los tiempos que les tocó vivir.

“Aprovechen la oportunidad que hoy se les presenta con la experiencia de vida de Rinas Farid, de entender sin padecer y compartirlo con su círculo cercano, porque no es una película ni una serie de Netflix, es la vida real”, enfatizó el alcalde.

Asimismo, Chávez aprovechó para motivar a los jóvenes a entender, comprender, analizar y replantear todo lo que sucede a nuestro alrededor en la actualidad para crear cohesión social entre los distintos pensamientos, “pero hay que cuestionar con fundamento, porque la polarización no es buena.

Mencionó que, en el pasado, el discurso de la clase política con respecto a los jóvenes se refería a que “eran el futuro del país”, obligándolos a esperar oportunidades que nunca llegaban, “eso no es verdad, no lo crean, la juventud es el presente y si se lo proponen pueden lograr grandes cosas”, aseguró.

Finalmente, agradeció la visita de los ponentes para compartir sus experiencias, aprender de ellas y redefinir en el interior de cada persona el concepto de paz, “no es algo que se pueda definir o representar, pero tampoco algo tan subjetivo que no se pueda sentir, hoy debemos buscar el equilibrio”, instó.

Por su parte, el rector de la UTZAC, Gonzalo Franco Garduño, calificó ese, como un día importante para la comunidad universitaria, al tiempo que se refería a Julio César Chávez como un gran aliado, preocupado y ocupado de lo que sucede en el municipio, el estado y el país, y en coadyuvar para que nos vaya bien a todos.

Franco Garduño aseguró que ese tipo de eventos se llevan a cabo para fortalecer los principios que nos dieron origen: ser buenos seres humanos y buenas personas, “el gran reto es estar con la juventud porque son el presente”, y dijo tener la seguridad de que somos más los buenos y replicar las buenas prácticas nos llevará a recuperar la paz”, aseguró.

Finalmente, el rector de la UTZAC agradeció al alcalde guadalupense por involucrarlos en las actividades y dijo que con mucho gusto se suman de manera institucional a los esfuerzos de la promoción y fomento de los valores y la cultura de paz que desde el Ayuntamiento se promueven.

Como parte de su ponencia, el refugiado mexicano originario de Al-hasaka, Siria, Rinas Farid Alahmad, compartió con los universitarios su experiencia de vivir en un país en guerra y la oportunidad que tuvo de obtener una beca para estudiar Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana.

Desde hace varios años está dedicado a compartir su experiencia sobre la guerra en su país, con el objetivo de construir la paz en otros lugares del mundo.

Por su parte, Juan Pablo Ortiz-Monasterio Padilla, encabeza el proyecto 3D Education, de enseñanza por experiencia, mediante el que ayuda a estudiantes a aprender lecciones de vida de las personas directamente en la acción, como prisioneros de guerra, refugiados, pacientes de SIDA, entre otros.

Este programa, además de estar avalado por Rigoberta Menchú, le valió la nominación al Premio Nobel de la Paz 2022.

Como parte de la agenda del ciclo de conferencias ‘Forjando una cultura de paz’, Rinas Farid y Juan Pablo Ortiz-Monasterio visitaron también el auditorio de la Universidad de la Vera Cruz y el del Instituto Miguel Agustín Pro.

e-max.it: your social media marketing partner
Cartel