Opinión

carestía gasolinaFilomeno Pinedo Rojas

Diariamente se venden en el país 190 Millones de litros de gasolina, con un margen de ganancia promedio de 4 pesos por litro, lo que indica que los empresarios gasolineros se embolsan 760 millones de pesos cada 24 horas con cargo a los consumidores. En un mes, la cifra asciende a 2 Mil 800 millones de pesos, no obstante un precio del dólar estable y un subsidio al precio de combustibles otorgado por el actual gobierno.

Los consumidores de combustible en México tendrán que seguir padeciendo la voracidad de los empresarios del ramo que, por obra y gracia de las reformas peñistas, son los únicos que pueden fijar el precio de las gasolinas, diésel y gas, basados en la “ley de la oferta y la demanda”. Ninguna conferencia mañanera ni anuncio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público podrán influir en la fijación de un “precio justo” como lo denominó López Obrador.

La medida anunciada, con bombo y platillo, por la SHCP hace tres semanas, de que subsidiaría el precio de la gasolina para que el consumidor fuera beneficiado con una disminución de su gasto en Un peso con 50 centavos por litro en promedio en la compra de gasolina o diésel, no surtió ningún efecto, ya que los empresarios decidieron tomar como ganancia la quita del Impuesto Especial de Productos y Servicios (IEPS), argumentando, entre otras cosas, que debían recuperar las pérdidas que sufrieron en el período de la guerra contra los huachicoleros.

Eso significa que la medida gubernamental significó regalarle a los empresarios 285 millones de impuestos diariamente, mismos que los consumidores mexicanos nunca vieron llegar a sus bolsillos. Se repitió la historia: sacrificio para los compradores en beneficio de los vendedores, y todo decidido desde el gobierno, con o sin conocimiento de su resultado, lo que no lo exime de su responsabilidad. Y todo parece indicar que este apoyo a las ganancias de los empresarios durará muchos meses, como si al gobierno le sobraran recursos.

Este embrollo generado por Hacienda trae a López Obrador haciendo llamados a los empresarios gasolineros para que disminuyan el margen de ganancia y vendan el combustible a precio justo, de lo contrario, dijo, exhibirá en una pantalla a los careros (gandallas), cosa que en mi opinión no cambiará las cosas y tendrá que pasar a su plan B también ya anunciado, de crear su propia red de gasolinerías que vendan más barato.

Mientras tanto, la senadora Tatiana Clouthier Carrillo, queriendo abonar al ahorro de las finanzas públicas propuso reducir en 32 el número de senadores “plurinominales” para que el gasto de la Cámara Alta disminuya en 50 millones de pesos anuales. Bonita cosa, se pelean los centavos y se dejan ir los pesos. En fin.

e-max.it: your social media marketing partner
ESTAMOS CUMPLIENDO